viernes, 11 de marzo de 2011

PERU 21: ENTREVISTA A LUCHO ROSSELL

08/03/2011Por: Gonzalo Pajares
“COMO HUMORISTA, MI TRABAJO ES PONER LA MOSCA EN LA SOPA"

“Quiero ser un surrealista, quiero prescindir absolutamente del texto, alcanzar una síntesis que no sea arte conceptual”, me dice Luis Rossell, el ácido caricaturista de El Otorongo que ha trasladado su trabajo de Perú.21 a la Casona de San Marcos. Autor: Gonzalo Pajares C.
CompartirEnviar.“Cuando salgo de Miraflores me voy al Centro, donde están Perú.21 y Don Lucho, el barcito al que voy. También me gusta Lince y paro por Comas. Son lugares para mataperrear”, dice Luis Rossell, el ácido caricaturista de El Otorongo, el suplemento de Perú.21, quien expone Viles historias en la Casona de San Marcos (Nicolás de Piérola 1222, Lima).

¿ESTÁS MUY ENGANCHADO A LA BOHEMIA?
En una época lo estuve, pero ahora trabajo bastante… y lo hago en mi casa. Creo que debería conseguirme un taller, porque uno se satura y, por eso, apenas puedo, zafo. Yo no tomo notas, todo lo mando pa’l fondo, con la esperanza de que cuando me siente a dibujar todo aflore. Como me relaciono con todo tipo de gente, tengo opiniones muy diversas, y lo que ella me dice aparece en mi trabajo. Además, salgo porque no me basta con los periódicos y las noticias: la chispa está en la calle.

¿SIENTES QUE DEDICARSE AL ARTE ES COMPLICARSE LA VIDA?
Dibujo desde que estaba en la escuela. Llenaba la pizarra con caricaturas de mis profesores, pero lo hacía poco, pues no quería destacar, deseaba mantener un perfil bajo. Además, yo no elegí este oficio. No sé por qué hago humor político. Hice muchas otras cosas –hasta fui mánager de bandas de rock–, pero siempre volvía a los dibujos. No sé que venga después, por ahora me dedico a esto y dejo que las cosas ocurran.

¿PIENSAS A TRAVÉS DEL DIBUJO?
El dibujo me permite elaborar mejor mis ideas porque me otorga tiempo. Cuando a veces te preguntan algo y uno responde así, en frío, puede dar respuestas poco cohesionadas. Eso no pasa con el dibujo, pues uno puede afilar la pluma y dar una respuesta contundente, que sea duradera. Dibujar es una suerte de pedagogía, pues puedo, al simplificarlos, hablar de temas complicados y romper los prejuicios de la sociedad: el aborto, la pedofilia, los derechos de las minorías. Las ideas expresadas a través de un dibujo pueden educar, formar un juicio de valor, opinar.

¿AÚN SIENTES A TU ARTE UNDERGROUND?
No sé qué es arte underground, así como no sé qué es el arte peruano. Yo vivo una experiencia que termina con el trazo final. Cuando dibujo me siento bien, me enriquezco y siento que soy mejor persona. Yo me tomo al humor muy en serio y, de Perú.21., me gusta que sea un diario con miles de lectores. ¿Te imaginas cómo envidian esto los políticos? Creo que ellos deben ser la única especie a la que se le debe permitir la extinción (risas).

¿CUÁN CONTESTATARIO TE SIENTES?
Todos sabemos que los medios de comunicación son un negocio y yo le doy vuelta a sus intereses y, por eso, no me preocupa, pero lo que sí aparece con el tiempo es la autocensura, que es bien pendeja. Yo me cuido mucho de ella, pero reconozco que sí, que me censuro. De cada cinco viñetas que publico, una de ellas es una infiltrada, escapa a todo control… y yo me dedico a esto por ella. Mientras esa ventana esté abierta, yo tengo que estar allí; no crean que estoy alineado, pues mi tarea es poner la mosca en la sopa.

ERES UN ANTISITEMA DENTRO DEL SISTEMA…
No lo sé, porque el sistema también permite que lo ataquen. Lo que sí sé es que puedo colaborar a que algunas personas se pongan a pensar… eso ya es bastante. Además, antes que los personajes me interesa lo que representan: no me fijo en la barriga de Alan sino en su ambición. Es más, mi dibujo no es tan caricaturesco, pues no deformo a los personajes. Por eso me siento un surrealista. Es más, estoy en la búsqueda de lograr que mi dibujo se exprese por sí mismo, sin la necesidad del texto, de que uno lo vea y resalte lo que expresa: la ambición, la vileza, la corrupción.

HICISTE VARIOS CURSOS LIBRES EN SAN MARCOS Y AHORA EXPONES EN LA CASONA. COMO EL POLICÍA DE UNA DE TUS VIÑETAS, ¿ESTÁS ENTUSIASMADO POR TU 'INGRESO’ A SAN MARCOS?
(Ríe). Es una situación rara porque la muestra me vino sin planificarla. De pronto me dieron una fecha… y acá me tienes y justo a puerta de unas elecciones. Creo que espacios como la Casona están abiertos porque los maneja gente de izquierda, que es más abierta y ven a la caricatura como arte.

¿NO SIENTES QUE TUS IDEAS POLÍTICAS ESTÁN DEMASIADO PRESENTES EN TUS VIÑETAS?
En mi trabajo está mi pensamiento porque, como todos, soy subjetivo y opino. Eso sí, procuro que mi opinión esté bien elaborada. No soy como los políticos que se preocupan más por el photoshop. Yo soy de izquierda pero no me simpatiza Humala, pues su 'izquierda’ es el camino más corto hacia la derecha (risas). Y de los candidatos actuales ninguno me representa y, otra vez, terminaremos votando por el mal menor. El peruano, como siempre, vota por darle la contra a alguien, nunca a favor; no afirmamos, negamos. Nunca hemos votado por el 'bien mayor’.

¿CREES EN LA DEMOCRACIA?
Es una utopía. La democracia se da entre iguales y acá no somos iguales, ni siquiera todos somos ciudadanos, no conocemos nuestros derechos y obligaciones. Entonces, ¿de qué ciudadanía hablamos? Por eso, yo siento que, desde mi trabajo, genero ciudadanía porque despierto opinión… aunque sea a través de una terapia –es decir, una viñeta– de choque.

3 comentarios:

Roberto Alvarez dijo...

A raíz de la porquería de trabajo del tal Luis Rossell (http://blogs.peru21.pe/elotorongo/oto%20316-%20OTO-5.jpg) en la que insulta, humilla y menosprecia a los bomberos tengo que decir lo siguiente:

Hay que ser idiota para burlarse de esa manera de los bomberos y pretender que se tome como una broma o como un juego. Es indignante insinuar que los bomberos usan basura para educar a sus hijos. Este tipo Rossell debe tener caca en la cabeza para expresarse así, al igual de los directivos de El Comercio para permitir este insulto y bajeza. Es increíble que este pseudocaricaturista se escude detrás de un papel para humillar a personas que dan su vida por proteger a los demás y sin esperar recibir nada a cambio. Lo menos que debe hacer El Comercio es pedir disculpas públicas a los bomberos y despedir al tal Rossell.

morderzorn engel dijo...

no te das cuenta que ese dibujo no es alegoria al trabajo de los bomberos si no al incendio de los almacenes del ministerio de educacion???, como se nota que has estudiado en un colegio sin patio y te falta harta calle por que no puedes relacionar una cosa con otra cuando la tienes frente a los ojos en las noticias de todos los dias, asi que no te alucines el paladin de la justicia y ponte a leer periodicos, aun q sea los titulares en el kioskito de la esquina...

julio piñas dijo...

Yo entiendo con esa viñeta, que se esta exagerando al máximo la triste situación económica del bombero, que tiene un sueldo miserable, y muchas veces pone en peligro su vida; imposible que Lucho este en contra de que existan los bomberos.