domingo, 28 de diciembre de 2008

Mangaka peruana en Japón


La peruana Verónica Hidalgo es una de las pocas hispanas dibujantes profesionales de manga y su más anhelado proyecto es crear una revista de historietas japonesas en el Perú.

Verónica Milagros Hidalgo Jordán tiene 24 años, es peruana y quizá la más joven dibujante de manga profesional de habla hispana en Japón.
Comenzó a dibujar seriamente desde que tenía 15 años y no ha parado desde entonces. Fue a esa edad que Verónica creó su primera historia para enviarla al concurso mensual de "Ribon", la famosa revista de manga (historieta japonesa) romántica orientada a las adolescentes niponas, con la que prácticamente aprendió a leer japonés.
Verónica llegó a Japón a los 7 años junto con toda la familia. Luego de ir y venir al Perú y de dominar los dos idiomas, logró colocarse dentro del mercado laboral nipón en un rubro bastante competitivo y exclusivo como el del manga.
Ahora Verónica es lo que en japonés se conoce como 'mangaka', es decir, una dibujante profesional de manga. Actualmente, ella se desempeña como asistente de Mizue Takeuchi, de 28 años, una de las autoras más conocidas dentro del medio local.
"Es un trabajo fuerte, pero gracias a él he aprendido técnicas que no conocía, y ahora no solo domino rostros y cuerpos, sino también decorados", explica la joven.
Desde que cumplió los 15 años Verónica habrá enviado a "Ribon" unas 15 historias de 32 páginas cada una, que es el máximo que pueden tener. El mínimo son 16. "Crear cada historia me toma de 20 días a un mes porque tengo que hacer todo el proceso", cuenta la joven, que en setiembre del 2006 llamó la atención de la revista con el manga "Mi perrito".
"Era la historia de un perrito que me regaló un amigo, algo simple, cotidiano, que le puede pasar a cualquier niña o adolescente. Porque de eso se trata el manga, de que los lectores se identifiquen con la historia. Y las que yo creo son para adolescentes", añade la joven, que se graduó en el Tokio Animation College.

Seleccionada
La historia "Mi perrito", que Verónica envió en setiembre del 2006, resultó clasificada entre las más interesantes de ese mes, y tiempo después le serviría como carta de presentación para trabajar con Mizue Takeuchi, que acababa de mudarse a Tokio y estaba buscando asistentes. "Acepté inmediatamente y ya llevo más de un año con ella".
El proceso creativo en el que Verónica participa es el siguiente: Takeuchi escribe una historia y dibuja los escenarios y personajes básicos sobre el papel, para luego dejar en manos de sus asistentes el relleno de cada cuadro, pero siempre pidiendo cosas específicas y supervisando la historia minuto a minuto.
Para una editorial gigante como la Shuesha, los 180.000 ejemplares que publica cada mes "Ribon" son simplemente una cifra promedio. Cada revista cuesta 420 yenes (US$4,20) y contiene siete historias: dos cortas y cinco por capítulos que como mínimo duran cinco meses. "Si en ese tiempo la historia pega, se alarga. La editorial sabe si una historia gusta por los correos electrónicos que recibe, los foros de Internet donde los lectores ingresan constantemente a opinar o comentar, y también por las tarjetas postales que aparecen en cada número con el sello postal prepagado y listo para que el lector escriba y lo envíe", nos instruye Verónica.

Dinero, fama y sueños
Se puede decir que prácticamente todas las historias de manga que han pegado provienen de talentos desconocidos que envían sus trabajos a los concursos que mensualmente organizan las editoriales. Entre ellos el famoso "Dragon Ball", cuyo autor Akira Toriyama llegó a hartarse tanto de la fama alcanzada por su propia creación que muchas veces se escapó de los lugares donde lo encerraba la editorial para que cumpliera con la entrega de nuevos capítulos.
A un 'mangaka' que recién comienza y que se encarga de realizar todo el trabajo la revista le paga 10.000 yenes (US$100) por cada página de las 32 que tiene la historia. Si la historia agarra vuelo, el precio subirá lo suficiente como para que el artista contrate asistentes a los que les pagará no por hoja, sino por día de trabajo.
"Todos los meses nos encerramos en la casa de Mizue. Allí comemos, dormimos y trabajamos de una semana a diez días para completar la historia. Durante esos días trabajamos 16 horas porque solo nos permiten dormir ocho horas. No importa la hora a la que nos acostemos, nos levantan ocho horas después para seguir dibujando", explica Verónica.
Uno de sus sueños es crear una revista de manga en el Perú, donde, a pesar de su corta edad, ya ofreció talleres sobre cómo dibujar este tipo de historietas. "En el Perú lo que se hace es traducir el manga japonés. Hay muy poca gente que dibuje y cuente sus propias historias", opina.
"Otro detalle en el que me he fijado es que el manga en el Perú está mucho más pegado al cómic. Allá el trazo es más duro, más definido, quizá porque lo que priman son las historias de acción y no otros géneros", agrega.

El 'boom' editorial de la historieta nipona
'Manga' es la palabra japonesa para designar a la historieta. Se traduce literalmente como dibujos caprichosos o garabatos. Fuera de Japón se la utiliza exclusivamente para referirse a la historieta japonesa.
Hokusai Katsushika acuñó el término 'manga' combinando los caracteres japoneses o 'kanji' correspondientes a 'informal' (man) y a 'dibujo' (ga).
Por lo general el manga se edita a dos colores, mayormente en blanco y negro, y se imprime en papel barato. En el 2007 se vendieron en Japón 523 millones de libros de manga y 745 millones de revistas. Estos números representan el 36,7% del total de material impreso en Japón.
Para contactar con Verónica escribir al correo electrónico: vero_sakurai@hotmail.com

Fuente: Diario "El Comercio" (artículo de Mario Castro Ganoza - Corresponsal)

5 comentarios:

LuKs_R dijo...

hola si te gusta el anime pasate a esta pagina: http://www.animega-x.es.tl/ espero q te guste :)
pasate a mi blog
lucas-comics.blogspot.com

julio G dijo...

Hola, me entere por un reportaje de El Comercio (Peru). Mucha felicidades para ti y que este 2009 sea mucho exito!!!..

Juan Carlos Delgado dijo...

Gracias, Julio. Felicidades para ti también.

Andrea Garcia dijo...

china bella... ayer me enteré del reportaje q t hicieron en el comercio el año pasado. tu mamá se encontró cn la mia y le contó lo bien que te iba...FELICITACIONES Vero, siempre supe que te iría genial en esto, ahora eres toda una profesional, y me llena de mucho orgullo. ya te toca venir a visitarme asi q no t me pierdas en tu proximo viaje...besitos te adoro

Anónimo dijo...

soy jhon jairo,me inpresiona mucho q desde te,mplana edad ya hasllas conocido gente del otro lado del planeta espero con miks mas sinceros deseos q lo logres ami,para matar tanta escoria de hoy en diaa jajajahehja,ARRIBA